La Senadora Sylvana Beltrones Sánchez presentó  una iniciativa para facilitar la importación de automóviles usados extranjeros y regularizar unidades que se encuentran circulando de forma ilegal.

Se estima que en México existen alrededor de 6 millones de vehículos usados extranjeros irregulares, los llamados “autos chocolates”, de los cuales la mayoría circulan en los estados fronterizos del norte del país. Tan sólo en Sonora se cree que existan más de 300 mil vehículos.

La senadora Beltrones argumentó en la presentación de la iniciativa que el gran número de casos obedece a la necesidad de las familias mexicanas para contar con un medio de transporte propio, ante la imposibilidad de cubrir los costos para realizar los trámites de internación e importación.

“Estamos ante un tema de justicia social, lo que se busca es proteger la economía familiar, dar certeza jurídica a los poseedores, a las autoridades y atender en parte la necesidad básica de transporte” expresó.

La legisladora explicó que bajo las reglas actuales, las familias no se benefician de las medidas del Tratado de Libre Comercio y llegan a pagar como tasa de importación el 50% del valor del vehículo, además del pago de IVA, el ISAN, el derecho de trámite aduanero, y el pago correspondiente al agente aduanal.

La Senadora hizo hincapié en la necesidad de incorporar a la legalidad a millones de autos que ya existen en nuestro país y cuya situación irregular representa un área de riesgo en las entidades federativas al no haber registro oficial.

La iniciativa presentada por la Senadora propone:

Reformar la Ley Aduanera para establecer un solo Impuesto General de Importación para la importación definitiva en franja fronteriza de automóviles de 1%.

Facilitar trámites de una sola ventanilla para legalización.

Crear el Registro Federal de Automóviles Usados Importados que tenga efectos de facilitar trámites de tránsito y esquemas de seguros en las entidades de la Franja Fronteriza Norte.

Destinar el impuesto de importación de vehículos a un Fondo de Mejoramiento del Transporte Público que será asignado a las entidades de la franja fronteriza norte en proporción al número de automóviles inscritos en el Registro.

Incluir toda la gama de vehículos comerciales susceptibles de importación, hoy incompleta.

Prohibir la importación de automóviles que no cumplan normas ambientales o mecánicas, así como con reportes de robo trasnacional.

Realizar un programa de regularización de automóviles usados importados por el cual se concede el plazo de un año para que los vehículos de procedencia extranjera que se encuentren en territorio nacional de forma irregular puedan regularizarse, así como se otorgue estímulos fiscales, subsidios y facilidades para dicha regularización.

Con estas medidas se beneficiarán miles de familias sonorenses incentivando la importación legal de vehículos usados, disminuyendo el uso de canales ilegales y dando un marco confiable para todos.