Una pequeñita recién nacida fue abandonada a su suerte a las puertas del Centro Médico del Noroeste, localizado en la avenida Kino y la calle 12.

Por fortuna, gracias a que su presencia despertó la curiosidad de un empleado del laboratorio clínico adjunto a la clínica privada, pudo ser auxiliada y en este momento se encuentra estable, aunque delicada por una afectación en las vías respiratorias.

Información proporcionada por la Dirección de Seguridad Pública Municipal refiere que el hallazgo se registró a las 23:30 horas del lunes.

Alan “N”, químico del laboratorio de análisis clínicos, relató que se encontraba en la sala de espera del lugar cuando de repente vio que una mujer tocó la puerta, dejó un bultito tirado en el suelo y luego se echó a correr.

Indicó que en un principio no le prestó importancia, porque le pareció que se trataba de una broma.

Sin embargo, al paso de un momento, salió para ver qué era lo que la persona había dejado en el piso y fue cuando se dio cuenta que era una criaturita solamente envuelta en una toalla.